HOSPITAL DE OLOT Y COMARCAL DE LA GARROTXA. OLOT, GIRONA

PREMIO

Promotor: Infraestructures.cat, Generalitat de Cataluña
Constructor: Sacyr SAU & TAU Ingeniería y Construcciones Especiales SA
Equipo técnico facultativo: Ramon Sanabria, Francesc Sandalinas, Arquitectos; Enric Peña, Vidal García, Josep Maria Oller, Virginia Otal, Arquitectos Técnicos

Veredicto: Se trata de un proyecto de una complejidad inicial propia de un centro hospitalario. El edifico se adapta perfectamente a la topografía del terreno, haciendo visible tan solo una sola planta del mismo, lo que minimiza el impacto en el entorno.

Su diseño, un uso austero de materiales y la paleta cromática transmiten una atmosfera serena y relajada de acuerdo con su uso y su ubicación, lo que incrementa los aspectos de sostenibilidad e innovación, aplicados tanto en la fase de ejecución como en el uso posterior del edificio.

El hospital comarcal de Olot ha conseguido compatibilizar la arquitectura de un gran equipamiento con el paisaje único y sensible de la Garrotxa. Desde el acceso, preservando el bosque existente, se ha conseguido una entrada próxima, a la vez que sitúa el edificio a la escala de su entorno.

Descripción: El solar se sitúa en la Vall del Riudaura, con una pendiente acentuada en sentido sur-norte, en un entorno forestal inmejorable, con magníficas vistas, en las afueras de la población de Olot. La superficie construida es de 27.873,84 m2.

La propuesta se plantea como un edificio horizontal y escalonado adaptándose a la topografía natural del terreno, consiguiendo que todas las plantas estén en contacto con el suelo, minimizando así su volumetría en el lugar y estableciendo accesos desde la calle en cada una de las plantas.

El edifico se articula a partir de barras longitudinales en sentido este-oeste y ‘fingers’ perpendiculares a éste en sentido norte-sur, creando grandes patios enjardinados adaptados a la topografía.

Esta fragmentación volumétrica permite aprovechar las magníficas vistas, además de aproximar el edificio a la escala humana. La propuesta fomenta la transparencia y permite la entrada de luz a partir de los patios y lucernarios en todas las estancias y pasillos.

Las fachadas ciegas están formadas por cachadas ventiladas de aluminio extrusionado en alto y bajo relieve según su incidencia solar, y muros de hormigón visto. Fachadas vidriadas que enmarcan el paisaje y determinan su imagen exterior desde los ámbitos más públicos.

Los aspectos de innovación y sostenibilidad son: el encofrado utiliza tablas de encofrado móviles para garantizar rapidez y calidad; la excavación de la piedra basáltica se aprovecha en la propia obra, machucando la piedra y reutilizándola como grava para las soleras; la estructura es a base de forjados formados por losas macizas de hormigón armado y pretensado, dada la necesidad de grandes luces por la tipología de edifico hospitalario; por las grandes dimensiones del edificio en horizontal se ha planteado un sistema de recogida de aguas pluviales sin pendientes (sistema full-flow); mejora de los aislamientos necesarios mediante fachada ventilada extrusión de aluminio y vidrios de baja emisividad; captación solar fotovoltaica; aprovechamiento de calor del proceso de recuperación de frío; recuperación de la energía del aire de ventilación, acumulación en primario y pasteurización en continuo del agua caliente sanitaria.